0

Carrito

Con la nueva vuelta a la rutina, las empresas pueden encontrar problemas para mejorar la comunicación interna dentro de sus plantillas.

El tiempo de distanciamiento social y el teletrabajo han fomentado que los trabajadores se hayan acostumbrado a situaciones de distancia y soledad que pueden perjudicar la comunicación interna de los equipos en la vuelta a la normalidad.

Como hemos visto en ocasiones anteriores, la comunicación, la colaboración y la organización entre trabajadores mejoran considerablemente si se trabajan y se implementan actividades de Team Building.

Tras esta situación, única hasta la fecha, es importante tener en cuenta el cambio de percepción, donde los trabajadores tienen que volver a considerarse como piezas de un engranaje y entender que este mecanismo no funciona del mismo modo si las partes se separan.

Plantear cambios es una actividad de cierta dificultad que puede encontrarse con reticencias y bloqueos por parte de algunas personas.

Una vez que se han superado las barreras y que se ha retomado la normalidad, dentro de lo posible, es el momento perfecto para mejorar la comunicación interna con tarjetas WallChart.

Las tarjetas WallChart ayudan a romper las barreras de comunicación y a dinamizar los equipos.

Dinámicas con tarjetas WallChart para mejorar la comunicación

  1. El mejor equipo

En la dinámica ‘El mejor equipo’, cada trabajador dispone tarjetas de dos colores diferentes (Por ejemplo, rojo y verde).  Los jugadores tendrán que escribir 3 fortalezas propias en la tarjeta verde y 3 características que debe tener un compañero para formar parte de su equipo en la roja. Cuando estén todas, se recogen las tarjetas y se juntan todas las verdes por un lado y las rojas por el otro.

Las tarjetas verdes muestran cuales serían las características de los trabajadores de un equipo real, mientras que las rojas muestran las actitudes ideales que deberían estar presentes en un grupo. El objetivo de esta dinámica es ver las similitudes y semejanzas que hay entre los dos grupos de tarjetas y ver como se pueden potenciar ambas para convertir lo ideal en lo real.

  1. Resolución de conflictos

Para realizar correctamente esta dinámica hay que partir de problemas reales que hayan ocurrido en la empresa. No tienen que ser grandes conflictos, pueden ser pequeños enfrentamientos del día a día que es necesario solucionar.

Se presenta un problema y el moderador va anotando en diferentes tarjetas las conductas, frases o acciones que están provocando el conflicto. Una vez expuestas todas, se van analizando una a una y en otro tipo de tarjetas se van apuntando las soluciones expuestas por los trabajadores. Cuando se tengan todas ellas se analizan y se selecciona la resolución más efectiva para el problema planteado.

Ejemplo: dos trabajadores tienen un problema para usar la sala de reuniones al mismo tiempo. Este problema es recurrente por lo que es necesario encontrar una solución. Entre todos los miembros del equipo se van dando argumentos sobre la utilización de la sala: prioridad de uso por clientes, necesidad de tener siempre la sala disponible para la labor comercial, etc.

Una vez planteado el problema se anotan posibles soluciones: intentar disponer de otra sala, repartir el uso de la sala en franjas horarias, proponer las reuniones en otros espacios, etc. y entre todos se elegiría la solución más adecuada para el problema planteado.

Esta dinámica ayuda a resolver los conflictos profesionales y mejorar la comunicación interna, detectando los problemas en su fase inicial.

  1. Te elijo a ti

El objetivo de esta dinámica es hacer que los empleados aprendan a reconocer cualidades en el resto de trabajadores y fomentar sus puntos fuertes.

En tarjetas WallChart se escriben diferentes situaciones (el número variará en función de los integrantes de un grupo) y en la parte inversa de la tarjeta se pregunta “¿Con qué persona lo harías?”. Cada participante coge una tarjeta de forma anónima, la consulta y la rellena indicando qué persona del grupo sería la más idónea para resolver esa situación y por qué. Cuando estén todas completadas el moderador leerá las situaciones y las personas que se han escogido para realizarlas y porqué. De este modo se ponen en común los aspectos más positivos de cada trabajador, se buscan semejanzas y se analizan qué cualidades se han destacado más y porqué hay personas que han sido más o menos escogidas.

Algunas de las situaciones que se pueden plantear son:

  • Si te perdieras en una ciudad donde no conocieses nada ni a nadie. ¿Con qué persona lo harías?
  • Si tuvieses que organizar una fiesta. ¿Con qué persona lo harías?
  • Si tuvieras que hacer un viaje de trabajo. ¿Con qué persona lo harías?

Etc.

Estas dinámicas son perfectas para recuperar el sentimiento de equipo, definir las cualidades que se buscan en una plantilla y mejorar la comunicación interna de las empresas, en esta nueva vuelta a la normalidad.

Además, utilizando la metodología WallChart las ideas se plasmarán de una forma más visual y se diferenciarán los conceptos para que la comunicación entre los equipos sea más fluida. Puedes aprender más sobre esta metodología en anteriores post.

Deja una respuesta