0

Carrito

El Packaging se ha convertido en los últimos años en una herramienta de marketing esencial, ganando mucho peso en el consumidor a la hora de llevar a cabo una compra

 

¿Por qué compramos un producto? Tradicionalmente, son las características (cualidades, precio, disponibilidad, calidad…) del mismo las que nos invitan a comprarlo. No obstante, en los tiempos más recientes, ha ganado mucha importancia el concepto o la experiencia que rodea a un producto, es decir, qué significa adquirir determinado producto. En este ámbito, el packaging se ha convertido en una herramienta de marketing primordial, a continuación, analizamos todo lo que debes saber sobre este recurso:

¿Qué es el packaging?

Cuando hablamos de packaging, hablamos del envase, del envoltorio de un producto. Quizá a simple vista, pueda parecer algo básico e incluso pasar desapercibido, pero esta parte de la presentación de un artículo tiene mucho que decir. El empaquetado presenta una oportunidad al fabricante de enviar un mensaje, remarcar la filosofía de la empresa o crear un concepto o experiencia a partir de la compra de un producto. Últimamente, el packaging ha ganado tanta importancia, que en algunos casos se ha colocado a la altura del producto e incluso ganándole en cuanto a relevancia.  ¿Quieres saber más sobre packaging sostenible? Infórmate en este artículo.

¿Cómo hacer un buen packaging?

Existen muchas maneras de llevar a cabo un buen packaging, se trata de un terreno muy amplio. Como decíamos, en el paquete se puede dejar la seña de identidad de la marca en cuestión. Podemos empezar hablando de los colores, un factor esencial con unos efectos directos sobre los comportamientos de compra. Un alto porcentaje de los consumidores, adquieren un artículo influidos por sus colores. Es una buena idea, por ejemplo, utilizar los colores corporativos en el packaging, o tener en cuenta la psicología del color, qué es lo que transmite cada uno de ellos.

Un mensaje se puede mandar a través de varios canales. Además de los colores, son otros factores los que pueden establecer una vía de comunicación con los consumidores. Hay que tener en cuenta al público objetivo al que dirigirse, ya que tenerlo claro nos ayudará a diseñar de una manera u otra dependiendo de su edad, sexo o preferencias.  Evidentemente, para ser eficiente en este proceso, hay que dejar claro el mensaje y la identidad corporativa. Todo ello, se deberá recoger en un mensaje sencillo, conciso y que atraiga la atención de posibles compradores.

Para conseguir éxito en una campaña de packaging, hay que dedicarle el tiempo necesario a decidir a dónde se quiere llegar con él. Por ejemplo, si se busca dar una imagen sostenible y comprometida con el medio ambiente, sería una buena elección la utilización de materiales biodegradables o la posibilidad de dar una segunda vida al envase. En definitiva, dedicarle el tiempo necesario a diseñar el packaging puede verse directamente reflejado en las ventas y la imagen de la marca.

¿Qué efecto tiene  sobre el público?

Está claro que actualmente vivimos en un mundo donde lo visual y aquello que se puede enseñar en redes sociales prima sobre todo lo demás. En consecuencia, el packaging se ha terminado de asentar como un valor añadido que lleva de la mano al consumidor hacia la adquisición de un artículo. Realmente, el proceso de elección a la hora de comprar no suele ser muy largo y la primera apariencia es vital. Muchas veces se acaba eligiendo un determinado producto gracias exclusivamente a un packaging atractivo.

De hecho, hoy en día el empaquetado tiene tanta importancia, que en algunos casos pasa a estar el envase por encima del producto. Quizá en un primer momento se puede llegar a pensar que este hecho carece de sentido, pero nada más lejos de la verdad. Esto se debe a la premisa de qué gracias al packaging, entre otros elementos, ha pasado a ser más importante lo que significa comprar un producto, que el hecho de comprarlo en sí.

En resumidas cuentas, merece la pena dedicar e invertir en llevar a cabo un packaging creativo y atractivo. De esta manera, se da a una compra un valor añadido que puede ser determinante, marcando incluso diferencias con una posible competencia. Consigue enganchar a tus posibles clientes con un buen packaging.

En Conorg estamos especializados en consultoría creativa, contacta ya con nosotros para recibir un asesoramiento personalizado en tu próxima campaña de packaging. Puedes consultar este y otros de nuestros servicios aquí.

 

Deja una respuesta