0

Carrito

Los planificadores de tareas pueden ayudar a que tu empresa alcance sus objetivos de manera más eficaz ¿Quieres saber más? Sigue leyendo

Alcanzar los objetivos, es algo que toda empresa quiere conseguir ¿Verdad? Al final, una compañía funciona como un engranaje, en el que todos los empleados deben remar en el mismo sentido para obtener los mejores resultados. Para ello, es necesaria cierta organización y si quieres conseguirla, deberás implementar ciertos instrumentos, como los planificadores de tareas.

Efectivamente, vivimos en una época en la reinan las tecnologías y más aún si hablamos del terreno empresarial. Sin embargo, en algunos aspectos, sigue siendo más efectivo para nuestra mente el utilizar papel y boli, como puede ser a la hora de organizarse. Es en este punto donde entran los planificadores de tareas, unas herramientas que nos pueden ayudar a ser más organizados y en consecuencia más eficientes.

¿Qué es un planificador de tareas?

Un planificador de tareas es una herramienta que se encarga de recopilar los diferentes eventos, tareas, horarios y actividades que tiene un trabajador e incluso un equipo de empleados. Existen diferentes tipos de planificadores, actualmente existen muchos online, pero nos centraremos en los físicos y en sus beneficios. A la hora de planificar, cada persona es un mundo y tiene sus métodos y preferencias. Por esa razón, hay planificadores de tareas de diferentes tipos.

Por un lado, uno de los planificadores más populares es la agenda. Existen muchos tipos de agenda, pero por lo general reúnen todos los días de un año. Su funcionalidad se basa en organizar tareas y eventos diarios. También es muy eficaz a la hora de planificar eventos a largo plazo, de cara a que no se olviden y tenerlos previstos. Una buena agenda, permite organizar horarios también e incluso servir como bloc de notas para tomar apuntes en las reuniones.

Otro de los elementos de organización clásicos son los calendarios. El modelo típico se divide en meses y permite tener una visión global de cada mes. De esta manera, es sencillo organizar, con una perspectiva de tiempo real, además, el tenerlo colgado en el espacio de trabajo permite tener las citas futuras siempre presentes. Hay otros tipos de calendarios, en los que se puede tener hasta una vista mensual.

A nivel individual, hay otros tipos de planificadores de tareas. Algunos de los más utilizados, por su buen funcionamiento, son los modelos semanales y diarios. Un planning semanal permite tener una organización de toda la semana, desde el lunes, permitiendo conocer que tareas hay que realizar en los próximos siete días, periodos de descanso, reuniones y mucho más. Por otro lado, para estructurar las horas de un día, tenemos los planificadores diarios. Estos son los modelos que ofrecen más lujo de detalle, permitiendo dividir tareas por nivel de urgencia y también por horas.

Beneficios de los planificadores de tareas

Seguramente te estés preguntado ¿Por qué voy a utilizar estas herramientas si ya tengo mi Smartphone? Como decíamos antes, la tecnología ha avanzado mucho, pero, aun así, nuestra mente sigue funcionando mejor en algunos aspectos con elementos físicos. Estos planificadores permiten una mejor organización, como beneficio principal. A raíz de esta ventaja, la productividad subirá, pero no solo eso, sino que el tiempo se aprovecha mejor. Además de unos resultados más positivos, también aumentará el tiempo libre. Otros beneficios de los planificadores de tareas son la reducción del estrés y un aumento en la motivación de los trabajadores.

Como puedes ver, disponer de unos planificadores de tareas puede mejorar, y con creces, la productividad de tu negocio. En Conorg somos especialistas en diseñar planificadores de tareas y todo tipo de material de oficina. Además, puedes personalizar tus herramientas de planning con el logo de tu empresa y darle un toque corporativo, para mejorar el sentimiento de pertenencia de tus empleados. ¿A qué esperas? Empieza a organizar tus tareas y a ser más efectivo.

Deja una respuesta