0

Carrito

El teletrabajo puede servir a los trabajadores para descubrir nuevas facetas productivas, cambiar sus formas de organización y avanzar en sus tareas individuales.

 Nos encontramos ante una situación insólita en todo el país, la crisis del COVID19 está llamando a la puerta de todas las empresas obligándoles a tomar medidas extremas. Es un momento de cambios e incertidumbre, pero, como de todo en la vida, hay que saber mirar el lado positivo y sacar el máximo partido a la situación.

Pequeñas y grandes empresas de todo el territorio español, y de otros países afectados por la pandemia, han ofrecido a sus trabajadores la posibilidad de realizar sus jornadas de trabajo desde casa, para protegerse y proteger a la sociedad. La rapidez con la que avanza la situación ha obligado a la rápida implantación de este concepto. Hoy nosotros, que buscamos un día más la calma entre tanta incertidumbre, realizamos un pequeño análisis sobre qué supone teletrabajar, cuáles son sus ventajas y desventajas y cómo se le puede sacar el máximo partido a esta situación.

Los beneficios del teletrabajo

Aunque la mayoría de trabajadores españoles están acostumbrados a acudir a sus puestos de trabajo diariamente, hay una gran parte que puede realizar sus tareas sin importar el lugar donde se encuentre, solo con el uso de un ordenador e internet.

  • Flexibilidad laboral

Las nuevas tecnologías son las principales facilitadoras de esta situación. Realizar teletrabajo permite una mayor conciliación familiar, ya que estando en casa se puede tener un control más exhaustivo sobre el hogar y los miembros que lo forman, como los niños. Al no salir del domicilio se eliminan barreras temporales y de desplazamiento que permiten a los trabajadores disponer de más tiempo a lo largo del día.

  • Autonomía

Es la ventaja más evidente del teletrabajo. Desde casa, cada empleado tiene libertad para organizar el tiempo que dedica al trabajo, por lo que se tiende a realizar horarios y funcionar en base a tareas y objetivos. La mayoría de los trabajadores no se limitan a seguir un horario de actividad donde lo importante es la presencia del empleado en la empresa.

Esta autonomía también favorece la utilización de distintas formas de comunicación con otros miembros de la empresa, que fomentan la necesidad de crear una red de comunicación fluida en la que todo el mundo tiene asignado un rol determinado.

  • Ahorro en desplazamientos

Como señalábamos arriba, el traslado al trabajo puede consumir varias horas al día de la jornada de los trabajadores. Al no tener que desplazarse al lugar de trabajo, se ahorra tiempo que se puede dedicar a otras tareas, e incluso a seguir trabajando. Además, se produce un ahorro derivado del desplazamiento; se reduce el estrés y se contamina menos.

  • Aumento de la productividad

Que los empleados dispongan de mayor tiempo libre mejora su estado de ánimo y esto puede repercutir positivamente en la productividad de su trabajo. Aunque no ocurre en todos los casos, el teletrabajo funciona por objetivos, tareas y fechas, por lo que organizarse bien y definir cada actividad de forma correcta puede suponer un aumento en el rendimiento de los trabajadores.

Herramientas como Integria IMS, Trello o Asana facilitan el orden y la realización de tareas.

  • Mejora la opinión del trabajador sobre la empresa

El teletrabajo propicia que el empleado valore positivamente su puesto de trabajo y su lugar en la empresa. Que su empresa apueste por los empleados ofreciéndoles la posibilidad de teletrabajar, protegiéndoles y dotándoles de más tiempo libre hará que los trabajadores sean más positivos a la hora de valorar sus condiciones y lugar de trabajo.

  • Reduce costes

Tanto a nivel personal como empresarial. Los gastos que la empresa genera durante las jornadas presenciales (electricidad, calefacción, etc.) se verán reducidos y podrán invertirse en mejorar otros aspectos, como la tecnología, la innovación, las áreas internas, etc.

Aunque nosotros somos expertos en aprovechar las oportunidades y ver el lado positivo de las situaciones, también creemos necesario conocer cuáles son las desventajas que puede acarrear el teletrabajo.

  • Poca desconexión

Juntar en el mismo espacio la vida personal y la laborar puede dificultar la capacidad de separación de ambas. Para conseguir una separación idónea es conveniente separar los espacios físicos, crear un lugar de trabajo, y marcar muy bien unos horarios.

  • Menor rendimiento laboral

Aunque en la mayoría de los casos se registra un aumento de la productividad, según el tipo de trabajo y las características de los empleados, una falta de supervisión directa podría acarrear un descenso en el rendimiento.

  • Separación de la empresa

Al realizar trabajos a distancia el empleado puede sentirse una parte individual de la empresa, dejando a un lado el sentimiento de equipo. Esto conlleva una menor empatía con los objetivos de la empresa. Fomentar la pertenencia es clave para mantener al equipo unido en estas situaciones.

  • Gastos para los trabajadores

Una pequeña parte de los gastos que los trabajadores generan dentro de una empresa, ahora serán asumidos por ellos mismos al trabajar desde casa: electricidad, calefacción, etc.

¿Cómo aprovechar al máximo las jornadas de teletrabajo?

Si llevas ya varios días practicando el teletrabajo, apunta estos pequeños consejos para sacarle el máximo partido.

  • Crea una atmósfera laboral adecuada: si es posible separa tu espacio de trabajo de tu habitación principal o de donde realizas el resto de tareas.

No es necesario que trabajes siempre desde el mismo lugar, puedes cambiar de escenario allí donde te sientas cómodo en cada momento.

  • Sigue tu horario: respeta y cumple tu horario de trabajo, mantente disponible durante toda tu jornada laboral y avisa a tus compañeros cuando finalices.

Al acabar tu jornada recoge los elementos del trabajo, apágalo todo y desconecta. No es bueno estar pendiente todo el día, hay que saber dividir.

  • Estructura y organiza tu jornada: los horarios son importantes, pero también lo son las tareas y los objetivos, márcate unas pautas a corto plazo y trata de cumplirlas cada día.
  • Haz pausas: levántate, ve al baño, define cuándo vas a comer y respeta esos pequeños tiempos durante la jornada, que te servirán para recargar energía.

Puedes realizar pequeñas actividades ajenas al trabajo en los descansos, como llamar por teléfono, hacer estiramientos, etc.

  • No mezcles tareas: aunar el espacio laboral y personal hará que en ocasiones te sientas tentado a recoger, lavar, etc. No lo hagas, ten muy claros los horarios y respétalos.

Como veis, esta nueva modalidad de trabajo tiene aspectos positivos y negativos, lo importante es tener claros los objetivos, profesionales y laborales, tener una actitud positiva y adaptarse a cualquier situación.

Deja una respuesta