0

Carrito

En el post de hoy nos dirigimos a personas que gestionan, son propietarias o van a constituir una marca, dando todos los detalles sobre el manual de identidad corporativa.

Pocos documentos son tan determinantes para el presente y futuro de una compañía como su manual de identidad corporativa. Este dictará los posibles caminos de su marca y las posibles formas de expresarse para alcanzar una serie de objetivos.

Aconsejamos crear esta guía al mismo tiempo que el Plan de Negocios (o el de Marketing, si no se realiza el primero). En el caso de marcas ya constituidas, es importante crearlo cuanto antes, para dotar de uniformidad y fuerza a las manifestaciones de la marca.

¿Qué es un manual de identidad corporativa y qué incluye?

Como habíamos comenzado diciendo, se trata de un documento que otorga unidad, sentido y función a los diversos elementos que forman parte de las manifestaciones de una marca.

¿Cuáles son estos elementos que integran una marca? Podemos primero dividirlos en visuales y de comportamiento. Estos últimos son opcionales y pueden dar lugar a manuales de Identidad Corporativa que solo incluyan la parte gráfica.

Dentro de los elementos visuales presentes en el manual de identidad corporativa se suele incluir el logotipo, sus versiones y usos, los colores corporativos, las tipografías, las guías para realizar fotografías, otros elementos gráficos, reglas para la representación en merchandising o cartelería de la marca, así como en canales, soportes y redes digitales.

Dentro de los elementos relativos al comportamiento de la marca, se pueden encontrar el tono comunicativo, la personalidad de la marca y su modo de actuar en diversos canales. En definitiva, cualquier detalle que oriente a la marca a definirse, ser ella misma y a mostrarse ante los demás de forma no directamente gráfica.

¿Para qué sirve?   

El manual de identidad corporativa es vital para construir una marca. Ya que para hacerse pública, interactuar con personas y otras marcas, y alcanzar sus objetivos, debe contar con una base robusta.

La única forma de conseguir este pilar sólido es por medio de este documento, donde se incluyen todas y cada una de las posibilidades de una marca. ¡Es muy necesario! Sin él, la marca puede manifestarse de manera confusa, poco acorde a su esencia o de forma inadecuada, causando indiferencia, sentimientos negativos o confusión al público.

Se trata, esencialmente, de un documento para uso interno de tratamiento de marca a modo de guía. Aunque en ocasiones también se hace público a la hora de interactuar o colaborar con otras marcas o empresas, como agencias, imprentas, patrocinios y alianzas comerciales.

¿Cómo se realiza un manual de identidad de marca?

Lo primordial es antes haber analizado y puesto por escrito, preferiblemente en el Plan de Negocios y de Marketing, toda la información relativa a la empresa y a la marca. A su actividad, sus objetivos, su razón de ser, sus vías de actuación, sus productos o servicios y, en definitiva, todos los detalles relevantes para su trayectoria económica y vital.

En función de toda esta información, se debe seleccionar la imagen corporativa que se desea proyectar. Para después ir seleccionado todos y cada uno de los elementos integrantes, cuidando siempre la coherencia entre ellos, sus significados y funciones.

Es muy habitual inspirarse en manifestaciones que realizan o forman parte de otras marcas, pero no debemos olvidar aportar la máxima originalidad y atender a los objetivos y especificaciones características de nuestra marca.

¿Cuál es nuestro toque personal?

En Conorg somos amantes de la identidad corporativa. También de las marcas bien construidas, sólidas, que impactan y que son capaces de transmitir gran cantidad de información y emociones al público.

Trabajamos el color, los elementos gráficos, la papelería y todos los componentes que hacen a una marca singular y fuerte. ¿Cómo es eso? Puedes verlo en la sección de proyectos de nuestra web.

Y tu marca o futura marca, ¿necesita un manual de identidad corporativa?

Deja una respuesta