0

Carrito

Las tarjetas WallChart o de moderación son una herramienta de comunicación muy útil y efectiva para implementar en las dinámicas de trabajo.

Disponer de una buena comunicación es un aspecto esencial en la vida. Tanto en el aspecto personal como profesional.

La comunicación es la herramienta encargada de conectar a emisores y receptores. En las empresas, es el instrumento que se utiliza para conectar equipos y trabajadores entre sí, permitiendo la organización y coordinación necesaria para conseguir los objetivos predeterminados. Para obtener una comunicación efectiva y adaptada a todos los empleados es conveniente utilizar dinámicas y herramientas que la optimicen como las tarjetas de moderación y las tarjetas WallChart.

Las tarjetas de moderación son los instrumentos perfectos para los equipos y grupos que buscan trabajar unidos generando sinergias.

Como contábamos en anteriores post, las tarjetas WallChart aumentan la productividad, reducen tiempos y estimulan la colaboración entre las personas. Pero no solo basta con utilizarlas, hay que saber elegir bien las dinámicas y momentos en los que hacerlo.

Los responsables y líderes de las compañías tienen que centrarse en mejorar las habilidades comunicativas de los trabajadores. Fomentando el desarrollo a nivel interno de toda la plantilla y en todos los niveles de comunicación. La desconfianza, la falta de empatía, los bajos niveles de comunicación, etc. son factores y barreras que obstaculizan el entendimiento de los mensajes.

Para superar estos obstáculos de comunicación es conveniente utilizar diversas dinámicas de comunicación y ejercicios de teambuilding donde los profesionales de las compañías puedan potenciar sus capacidades comunicativas de una forma amena y práctica.

3 dinámicas de comunicación en las que usar tarjetas WallChart.

1. Define el estilo

Utilizando la metodología de la gamificación podemos reforzar la conexión y el entendimiento entre los miembros de una organización. El juego Define el estilo busca identificar los diferentes estilos de comunicación: pasivo, agresivo o asertivo.

Se comienza invitando a los miembros del grupo a que escriban en diversas tarjetas WallChart 5 características que definen uno de los estilos. Estas pueden ser verbales o no verbales. Una vez escritas deberán comenzar una conversación siguiendo las pautas que han definido.

WallChart

Una vez transcurridos unos minutos, el coordinador del juego deberá pedir a los participantes que mantengan su posición y explicará los elementos que representan el estilo sobre el que están trabajando. Intercambiando opiniones con los participantes analizarán y debatirán sobre las consecuencias negativas que puede causar ese estilo de comunicación y las técnicas correctas que hay que utilizar para evitar las mismas.

Cuando se ha acabado de realizar la actividad con un estilo de comunicación, el grupo debe repetir el mismo ejercicio con los estilos restantes y al final, elaborar en un panel móvil una lista con las prácticas positivas vinculadas a cada estilo de comunicación compartiendo sus impresiones.

2. Cuestión de perspectiva

Cuando hablamos de perspectiva todos coincidimos en que nadie puede aportar la verdad absoluta de algo en función de la misma, sino que cada persona interpreta la realidad en función de sus circunstancias y la perspectiva que dispone en ese momento.

En la dinámica Cuestión de perspectiva el coordinador solicitará que tres voluntarios describan una parte distinta de un mismo objeto. Ninguno de los participantes tiene que saber qué están haciendo los otros dos y nadie podrá mencionar el objeto a describir. Por ejemplo: si el objeto seleccionado es una silla, un trabajador describirá sus patas, mientras que los otros dos hablarán sobre el respaldo y el asiento.

Una vez descritos los elementos, el resto de participantes de la dinámica tendrá que adivinar a qué objeto se referían las descripciones anteriores. A continuación escribirán en tarjetas los objetos que iban pensando en función de cómo eran las representaciones y qué fue lo que les ayudó a determinar cuál era el objeto final.

WallChart

El juego Cuestión de perspectiva contribuye a analizar las diferentes interpretaciones que cada persona puede arrojar de una misma cosa. Mostrando que, depende de lo que se hable y de cómo se mire, una información incompleta y sesgada puede desembocar en errores.

3. Deja que hable tu cuerpo

La comunicación está compuesta de dos partes: comunicación verbal y comunicación no verbal. La comunicación no verbal representa la mayor parte de la información que se recibe de las relaciones e interacciones interpersonales. Por ello es importante que las dinámicas de comunicación trabajen también este tipo de mensajes.

En este juego el coordinador reparte a los participantes varias tarjetas de moderación con pequeños textos y enunciados (“quiero irme de vacaciones”, “mañana tengo que ir al medico”, “no quiero ir a la cena de empresa”, etc.). De forma individual, cada jugador deberá interpretar con su cuerpo y con su expresión facial la frase durante dos minutos.

Cuando el tiempo finalice, el resto de participantes tendrá que adivinar lo que el ‘actor’ estaba interpretando. Explicando y analizando qué gestos han sido los que le han llevado a dar esa contestación.

Esta dinámica es perfecta para ver de forma clara como contribuye la comunicación no verbal al desempeño profesional de los empleados.

WallChart

Estas sencillas dinámicas de comunicación que utilizan la gamificación y las tarjetas WallChart ayudarán a que los miembros de una plantilla mejoren sus habilidades de comunicación de una forma sencilla y divertida.

Deja una respuesta